viernes, 3 de junio de 2011

Un centenar de niños robados se hacen las pruebas de ADN

Portavoces de los afectados afirman en la reunión que Valencia fue un «punto de salida» de bebés a otros lugares
29.05.11 -BEATRIZ LLEDÓ |Lasprovincias.es VALENCIA
http://www.lasprovincias.es/v/20110529/comunitat/centenar-ninos-robados-hacen-20110529.html

«Es lo mismo que nos pasó a nosotros. Exactamente lo mismo», le espeta asombrado Miguel a su mujer mientras escucha el testimonio de una madre que narra porque sospecha que le robaron a su recién nacido. Alrededor de 200 afectados por el tráfico de bebés de la Comunitat (también algunos procedentes de Aragón y Murcia) acudieron ayer a la reunión de niños robados celebrada en Catarroja.
La Casa de la Cultura de la localidad estaba a rebosar. A las nueve y media de la mañana comenzó la toma de ADN, uno de los motivos centrales del encuentro. Un centenar de personas se sometieron a la prueba, en la que todos depositan sus esperanzas para hallar a su familia biológica. El laboratorio Genómica SAU se desplazó expresamente desde Madrid hasta la Comunitat para recabar las pruebas genéticas. La gerente de Genética Forense de la empresa, Amaya Gorostiza, no tuvo un respiro hasta pasado el mediodía. «Los resultados tardarán aproximadamente un mes, entre que se completa el proceso técnico, los informes y se carga cada perfil en la base de datos, en la que ya hay unos 500», explicó.
La reunión, que adelantó LAS PROVINCIAS, se prolongó durante más de cuatro intensas horas en la que los niños robados, ávidos de noticias sobre su pasado, pusieron en común sus informaciones. Muchas mujeres que creen que sus bebés no murieron pudieron compartir sus experiencias con otras que han vivido situaciones similares. Hijos que buscan a su madre biológica también contrastaron datos.
«Valencia fue un foco muy grande de robo de bebés. Además, creemos que era un punto de salida de niños sustraídos hacia otros lugares», apuntó María Ángeles de la Fuente, una de las portavoces de la afectados valencianos.
No en vano, la Comunitat concentra, junto al País Vasco, Madrid, Andalucía y Cataluña, muchos de los casos de niños robados de España. «En Valencia, la Cigüeña es el hospital en el que más casos hay», recordó el abogado, Enrique Vila, que tampoco faltó a la cita.
De la Fuente concretó que también tiene constancia de varios casos de bebés nacidos en el norte de España que han acabado en Valencia. Otra de las supuestas vías de llegada de estos recién nacidos que hoy residen la Comunitat procede de la Clínica San Ramón de Madrid. Muchos de ellos acabaron en distintos municipios de la comarca de L'Horta Sud.
José (un afectado que prefiere mantener su nombre en el anonimato) también nació en la maternidad madrileña. «Mis padres me confesaron que soy adoptado y reconocieron que fueron a por mí en coche. Además, les metieron mucha prisa para que se trasladaran allí lo antes posible», explicó ayer este afectado, vecino de Castellón, que ayer estuvo en Catarroja.
Sus padres adoptivos ya han fallecido pero él ha encontrado los documentos que constatan que pagaron 25.000 pesetas (150 euros) por él. «Los papeles no cuadran. Nací el 19 de septiembre de 1976 pero el pagaré data del día 24 y la inscripción en el registro de Madrid es del 25. Tampoco tengo certificado de orígenes», manifestó José, quien añadió que en su caso, como en muchos otros, sus progenitores ya eran mayores cuando lo adoptaron y no podían tener hijos. «Ellos se enteraron de esta posibilidad a través de unos religiosos de Onda que conocían», concretó.
Cada día las coordinadoras de los afectados en la Comunitat reciben entre «seis y siete consultas diarias», según estimó Ester Pérez, portavoz en Castellón. Los afectados por la supuesta trama de compra venta de niños están elaborando un banco de datos para aglutinar todos los casos de la Comunitat y facilitárselos después a la Fiscalía. De momento, este fichero cuenta con información detallada de 56 personas, de las cuales 25 corresponden a Valencia. Y entre ellas ya se han detectado similitudes entre los supuestos robos, como «hospitales coincidentes, nombres de médicos e incluso de funcionarios de cementerios», aseguró Pérez.
Una de las valencianas que fue adoptada de forma irregular afirmó ayer que en el año 2004 pudo contactar con el abogado de Valencia que se encargaba de firmar las adopciones ilegales y que ya ha fallecido. «Me enseñó un libro y se jactó de que ahí figuraban todos los casos desde 1962 hasta más allá de los 80 pero que nunca saldría a la luz», denunció.
Mientras, Inés Madrigal, portavoz de los afectados de la Comunitat, Aragón y Murcia, animó a quienes sospechan que fueron víctimas de la red de tráfico de niños a que lleven su caso a los juzgados. «Hay que denunciar ante la Fiscalía de Menores los casos en los que se hayan detectado irregularidades porque sólo así se podrán investigar y resolver las dudas que tanto atormentan a algunos».
«Es un tema muy doloroso, con un factor humano muy importante, porque detrás de cada niño robado o familia implicada hay una historia», admitió Madrigal, quien afirmó que los afectados van a continuar «hasta el final» para que se conozca la verdad.
De la Fuente comentó que la fiscal responsable en Valencia de los casos le aseguró que le llegan «pocas denuncias» y aconsejó que la gente no se atasque en el proceso administrativo y que acuda a la Justicia.
Desavenencias
La reunión celebrada ayer (la segunda en la Comunitat después de una primera toma de contacto en abril) se vio enturbiada por algunas desavenencias. Cuando el presidente de la Asociación Nacional de Afectados por Adopciones Irregulares (Anadir), Antonio Barroso, intentó entrar a la Casa de la Cultura se encontró con que algunos socios de Anadir que han decidido desvincularse de la agrupación no le dejaron acceder, según su versión. Tampoco pudo entrar otra de las socias de Anadir, que decidió interponer una denuncia ante la Policía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada