viernes, 3 de junio de 2011

Nestlé presenta la Nespresso de los biberones


Una genial idea de marketing fue el lanzamiento de la Nespresso, una maquina de café que lanzó la multinacional Nestlé, para hacer realmente un café muy bueno, a partir de unas monodosis puestas en cápsulas de plástico.
A la vez, el truco de marketing, fue que ligaba al comprador de la máquina a comprar sus cápsulas de café, ya que únicamente Nestlé vende estas capsulas en sus propias tiendas o por internet, a un precio no precisamente barato.
Después de este invento genial, y de gran éxito económico, se inventan lo mismo pero esta vez para hacer biberones. Lo interesante de la nota es que se incide en el hecho de que Nestlé apoya a la alimentación de leche materna, pero por los que no pueden ser amamantados…
La Organización Mundial de la Salud recomienda lactancia exclusiva durante seis meses. Pero en el mundo en que vivimos, está maternidad intensiva es casi imposible, sobretodo si la mujer quiere desarrollar otros ámbitos de su persona. De manera que muchas madres dejan de amamantar y dan biberones a sus hijos, y los niñ@s empiezan a comer aproximadamente entre los 4 y los 6 meses.
Suponiendo que una madre quisiera dar leche materna hasta los seis meses, existen inventos para que una pueda sacarse la leche, y pueda congelarla o gestionar su propia producción de leche para que su bebé pueda seguir tomando leche materna hasta que la madre y el bebé lo decidan.
Es evidente que para que una madre que no puede amamantar o que simplemente no quiere, el uso de la leche artificial ha sido un gran invento para solucionar estos problemas, pero a la vez en términos económicos, ha sido una manera de pagar por algo que nosotras mismas podemos producir, es decir, se ha mercantilizado, de nuevo, el cuerpo de la mujer, para que grandes multinacionales obtengan sus beneficios económicos.
Al mismo tiempo que Nestlé afirma que está a favor del amamantamiento materno, y que inventa esta máquina para hacer biberones apretando un botón, pero claro, comprando a Nestlé su propia monodosis, sería necesario contrastar la noticia con esta otra: “La multinacional Nestlé, de capital suizo, es la empresa alimentaria más potente del mundo. La promoción de la leche en polvo por esta multinacional en el Tercer Mundo provoca la muerte de miles de niños... ¿Por que el Tribunal Penal Internacional no toma medidas en este crimen contra la humanidad?... “ (http://www.solidaridad.net/imprimir658_enesp.htm) fechada del 2003. Estas denuncias se vinculan al hecho de promover la leche en un espacio, África, para abrirse mercado. Pero cuando alguien depende de la leche en polvo para alimentar a sus hij@s y no puede pagarla, quien paga las consecuencias directas son los propios niñ@s...
Parece pues, que el objetivo de Nestlé sea el de hacernos más y más dependientes de sus productos, sin dejarnos con ninguna opción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada